Editorial

¿«Saqueo» a las arcas públicas gracias al amiguismo?

Hoy en Torrelavega se toman muchos cafés. El problema no está en los cafés, sino en el pasteleo escandaloso que se traduce en jugosas facturas y en auténticas «lluvias doradas» de dudosa moralidad y cuestionable legalidad.

En el amiguismo, y en la voracidad acaparadora de algunos canales, radica la sensación de «saqueo» a las arcas públicas. Ese «saqueo» se basa únicamente en el amiguismo y deja fuera las razones objetivas de calidad pues ha quedado claro que, con la mediocridad por bandera, los amigos del pasteleo han demostrado que sus capacidades profesionales y laborales son muy justitas. Facturan solo por amiguismo.

Llama bastante la atención que algunos eventos, que cuestan a razón de una media de 10.000 euros por cada edición del sarao, son de acceso restringido exclusivamente por invitación, y están cerrados a la ciudadanía en general.

Así, el ciudadano se convierte en el que paga la fiesta, pero no puede ir a disfrutarla. «Todo para el pueblo, pero sin el pueblo», se decía en el despotismo ilustrado.

Comments are closed.