Opinión / Firmas (Tribuna libre)

Opinión: «El Zapatón no está encontrando su horma»

Escrito por María Ángeles Pérez Díaz (Sindicato Unitario)

 

No es mi intención valorar, mediante este escrito, la reunión que seis jefes de escalera de otros tantos portales, representando a las llamadas 124 viviendas del Zapatón, mantuvimos recientemente con la Alcaldesa de Torrelavega. De la misma sólo salieron compromisos verbales que el tiempo dirá si son algo más que palabras.

 

No obstante, varias cosas podemos sacar como conclusiones de dicha reunión. La primera es que, contrariamente a lo que siempre se nos dijo desde nuestra Asociación de Vecinos, de que el Ayuntamiento nunca quiso saber nada de los problemas de nuestro barrio, con una iniciativa sencilla de un grupo de vecinos hemos conseguido esta primera reunión y hemos logrado arrancar algunas promesas que veremos a ver en qué quedan. Otra es que la actitud de la Alcaldesa inmediatamente ha sido politizada por el PRC, interpretándola como un ataque al Consejero de Obras Públicas, miembro de dicho partido, olvidando que dicho Consejero forma parte de un Gobierno compuesto también por el partido de la Alcaldesa, el PSOE, y que, en definitiva, es el Gobierno Regional, PRC-PSOE, el responsable último de lo que denunciamos. Y, por último, que durante todo este tiempo se nos ha venido engañando a los vecinos del Zapatón diciendo que se estaban haciendo gestiones, cuando, en realidad, no ha sido así. […]

 

Mi intención, por tanto, es otra, es salir al paso de las afirmaciones hechas por el portavoz del PRC, Pedro García Carmona, de que “los vecinos estábamos siendo utilizados” (se supone que por el PSOE) y matizar la defensa a ultranza que el mencionado portavoz hace de su compañera de grupo político y Presidenta de la Asociación de Vecinos del Zapatón, la concejala Manuela Ruiz Lozano.

 

Manolita, como la conocemos en el barrio, lleva, efectivamente, como ella dice, demasiados años al frente de la Asociación, lo cual puede ser muestra de su dedicación y entrega al barrio, pero, también, de su más que probable apego al cargo. Siempre se quejó de remar sola y a contracorriente, a favor de los asuntos del barrio, pero nunca ha mostrado verdadero interés en ser relevada en su tarea. Una única Asamblea General de Socios al año ha sido toda la actividad de la Asociación durante mucho tiempo, y en cada una de esas asambleas, nunca apareció la convocatoria de elecciones, como mandan los estatutos. Todos sabemos que no sobran voluntarios para bregar en el movimiento vecinal, pero todo representante que se precie de demócrata debe animar e incluso forzar a que la gente participe y se comprometa y, por encima de todo, cumplir los estatutos. Pero en serio. Con la frase “a ver si alguien me quiere ayudar” Manolita lo ha compuesto todo, cerrando los ojos a una realidad, y es que, en todo su prolongado mandato (unos veinte años), han sido muchos quienes la han querido “ayudar” y han acabado abandonando, y que, en todo ese tiempo, el número de socios se ha quedado en menos de la mitad. ¿Estaremos todos equivocados o lo estará Manolita?

 

Hace algo más de un año, en uno de esos ”ruegos” de Manolita, accedí a “ayudarla”, como ella dice, ofreciéndome para formar parte de su Junta. Soy socia fundadora de la Asociación, pero hacía muchos años que no participaba activamente en las cosas del barrio. Durante casi un año, he venido representando a nuestra Asociación, y por mandato de la Junta Directiva, en la Unión Vecinal, pero mi presencia en este organismo ha sido meramente testimonial, y no ha tenido ninguna trascendencia para el barrio, ya que, al no funcionar mínimamente nuestra Asociación, nada de lo que allí se trataba tenía un reflejo en nuestra actividad. A la vista de la situación y convencida de que había que conseguir que se incorporase gente nueva a la Junta, propuse que, en el orden del día de la siguiente asamblea anual, se incluyera un punto sobre “Cambio de la Junta Directiva”, para ver si así la gente despertaba un poco y se animaba a participar. Aunque a regañadientes, el punto fue incluido. En la Asamblea, y después de varias discusiones sobre si la Asociación estaba haciendo algo o no, al llegar al punto del cambio de la Junta, el nerviosismo y los malos modos hicieron acto de presencia, Manolita trató de enfrentarme a mí y a otros vecinos con la Asamblea, pero, al final, se comprometió a convocar elecciones. La Asamblea se celebró el 3 de enero, y hoy es el día en que no se han convocado, y no hay visos de que se vayan a convocar.

 

Mención aparte tengo que hacer, en todo este asunto, de la actuación del asesor a sueldo de la Asociación que, curiosamente, es Pedro García Carmona, quien, además de cobrar de la Asociación, por sus servicios, 523 euros anuales, resulta ser compañero de Manolita en el Partido y en el Grupo Municipal del PRC. A él recurre siempre Manolita cuando se discute sobre la interpretación de los estatutos, sobre la convocatoria de elecciones, etc. Y, de él siempre salen buenas palabras y aparentes compromisos que luego no se cumplen. Él estaba presente en la Asamblea. Él estaba en la oficina municipal del PRC cuando he ido a interesarme sobre la convocatoria de elecciones comprometida. Y, al final, lo de siempre, que sí, que se hará, que si los estatutos dicen, pero nada de nada. Porque esa es otra: desde que Manolita es concejala, a cualquier vecino que quiera algo de la Asociación le dice que se pase por la Oficina del PRC. El local de la Asociación lleva todo este tiempo cerrado a cal y canto.

 

Señora Manuela Ruiz Lozano y señor Pedro García Carmona: el artículo 17 de los Estatutos de la Asociación, a los que tanto les gusta a ustedes referirse, dice textualmente que “los cargos de la Junta Directiva son incompatibles con la detentación de cualquier cargo público de elección o designación”. ¿Necesitan ustedes que se lo interpretemos? Dimitan como Presidenta y como Asesor y convoquen, de una vez, elecciones.

 

Mientras esto no ocurra, algunos vecinos, al menos, intentaremos por nuestra parte encontrar solución a nuestros problemas, mal que les pese a estas dos personas y a su Partido, y aunque corramos el riesgo de “ser utilizados o manipulados” si, con ello, obtenemos alguna respuesta efectiva.

 

 

David Laguillo
David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://davidlaguillo.com/biografia/

Comments are closed.