Opinión / Firmas (Tribuna libre)

El populismo

Escrito por Juan Manuel Ruiz Gutiérrez

lasfotografias948.jpg

{xtypo_dropcap}L{/xtypo_dropcap}os ciudadanos nos cansamos del populismo que algunos muestran en estos duros momentos con fines partidistas insultando nuestro intelecto. Es cierto que la derecha Española sabe muy bien el significado de este término. Parece que en política todo vale, que los ciudadanos no tenemos memoria y que a costa de todos nosotros este tipo de políticos quieren alcanzar el trono mostrando descaradamente que no les importa la situación de España, disfrutando y gozando de las desgracias ajenas.

 

Empecemos por partes para conseguir dar una explicación a cada argumento expuesto, comenzando por la ayuda de los 426 euros a parados sin ingresos. El Gobierno de España ha aplicado esta medida en función de las necesidades coyunturales que el país está viviendo, siendo criticado duramente en diferentes tertulias y medios de comunicación, donde pensamientos ligados a la derecha rancia consideraban que era una forma de malgastar el dinero y que había otras vías para paliar la situación. Estoy encantado de que existan voces discordantes, afortunadamente estamos en democracia y ésta se hace fuerte cada vez que las ideas se confrontan siempre que se alcance un entendimiento en beneficio colectivo. No me parece mal que se estuviera en contra de los 426 euros, lo que es indignante es que después de llevar meses escuchando lo disparatado de la medida, ahora se erijan defensores de todas aquellas personas que desgraciadamente tienen que acogerse a este subsidio y que para el año que viene ya no tendrán esta prestación. Ahora promulgan que lo realmente duro vendrá cuando se supriman los 426 euros, que habrá mucha gente que no tenga ni para comer. Pues bien, señores míos, la gente que ahora defienden ustedes son los mismos a quienes les negaban dicha prestación, y fue el Gobierno de España quien ejecutó esta ayuda para todos aquellos parados que habían perdido la prestación contributiva y de la que se han beneficiado más de medio millón de personas. Por la boca muere el pez, y hay evidencias de que el populismo llega a extremos que les hacen perder la cabeza. No se puede estar en misa y repicando, o se está a favor de los 426 euros o no, pero no se puede criticar la medida y ahora decir que es un escándalo su supresión.

 

Quien trabaja y toma decisiones se equivoca, los españoles tenemos que exigir medidas al Gobierno y mucha, pero que mucha, responsabilidad a la oposición, pero una responsabilidad con sentido de estado pensando en el bien común, porque seguimos atónitos ante cómo esta derecha se opone a todo lo que huele a progreso, recordemos que se opusieron a la ley del divorcio, que se opusieron a la ley de dependencia o que se opusieron a la ley de igualdad. Pero cuando llegan al Gobierno no derogan ninguna de estas leyes porque son conscientes de que forman parte del DNI de la sociedad española, y cuando están en la oposición llevan a cabo políticas cuyo objetivo es poner palos en la ruedas aunque en el coche vayan subidos muchos de sus votantes. Parece que ahora Rajoy ha vuelto a dar otra buena muestra de lo antes dicho, después de oponerse frontalmente a la ley del matrimonio homosexual ahora ya da marcha atrás y afirma que esperará a la resolución del Tribunal Constitucional y que escuchará a la gente antes de derogar la ley. Que espere a la resolución es normal porque, aunque no les guste, todavía no están por encima de la ley, pero el cambio significativo es que ahora ya quiere escuchar a la gente, a su gente. ¿No parece más normal que antes de recurrirlo, antes de generar un malestar en el corazón de la sociedad y antes de oponerse por oponerse, hubiera preguntado antes a su gente? Realmente la afirmación de sus palabras es para ponernos los pelos de punta porque ponen en evidencia que antes están ellos y después los demás, haciendo bandera de un patriotismo ficticio. Aprovechándose de la actual situación económica que estamos pasando todos, siente que le llega el turno de tomar decisiones, le entra el miedo escénico y es ahora cuando recapacita y piensa "que pensará la gente", parece que le importa la opinión de "la gente". De esta manera brota el sentimiento de que tampoco Rajoy tiene la varita mágica que nos sacará de la crisis, pero no importa una vez que esté en el trono. Y me pregunto, si con esta táctica quiere gobernar España, por lo menos es para preocuparse.

 

Conforme nos acerquemos más a las elecciones veremos cómo Rajoy y compañía irán cambiando el discurso, ya les irán pareciendo mejor las medidas tomadas y las leyes aprobadas, incluso pensarán que han sido fieles defensores de las mismas, como así lo ha demostrado su ultima actuación en el Congreso de los Diputados donde el líder del PP ha dejado a un lado diferencias con el presidente del Gobierno y ha proclamado su compromiso, así como el de su partido, con la estabilidad del euro y la unión monetaria. Sinceramente es para felicitarnos ya que este tipo de acercamientos entre los dos grandes partidos construye país, pero no deja de ser otro signo más del miedo de quien cuenta con posibilidades de vivir en Moncloa.

 

Los últimos días estamos escuchando las medidas que piensa poner en práctica el Partido Popular si llegara al gobierno, entre las que están la reducción de funcionarios, reducción de ministerios y en algún caso reducción de Universidades considerando que son insostenibles, como si de aeropuertos se trataran. Visto lo visto es normal que no tengan muchas ganas de comentar sus medidas "impopulares", haciendo mejor una política populista. Estamos en una situación en que debemos exigir responsabilidad política, dejando a un lado nuestras ideas de izquierdas o de derechas y pensando en el conjunto del estado, porque si el principal partido de la oposición pone encima de la mesa alguna medida, y el Gobierno se apoya en otras medidas que no pasan solo por su gabinete, estoy seguro de que todos saldremos beneficiados y sabremos recompensarles en las futuras elecciones, porque aunque la gestión nos iguala, y lo que nos diferencia es la política, estoy convencido de que es el momento de la gestión. Por el bien de los miles de parados, pensemos sin signos políticos en todos en ellos.

David Laguillo
David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://davidlaguillo.com/biografia/

Comments are closed.