Portada

Aris Rosino retira sus obras de la Mauro Muriedas por el «batiburrillo» en el espacio expositivo

La exposición «Mil crisis, una pandemia y seguimos en pie» ya no podrá verse en la Sala Mauro Muriedas de Torrelavega. A diez días de terminar, ha sido el propio artista Aris Rosino quien ha tomado la determinación de retirar sus obras de la sala.

El artista argumenta, en un comunicado, que solicitó el espacio expositivo hace más de un año y esperó su turno «con mucha ilusión para volver a mostrar mi trabajo en mi ciudad».

Rosino señala la ‘escasez’ de espacios expositivos y la ‘gran demanda de personas que quieren exponer sus trabajos artísticos’. ‘Además de ser la única sala de exposiciones municipal, en ella se aglutinan todo tipo de actividades culturales, en algunos casos solapándose unas con otras’, explica el artista.

Aris Rosino explica que durante la exposición, además se ha utilizado el espacio para un concierto de música clásica así como para una conferencia, ambos actos en días diferentes, ‘ocupando la sala y sin avisarme’.

‘Ha habido gente que quiso visitar la exposición y no procedía. Acepté que eran eventos puntuales y de corta duración… Pero esta semana, estando yo ausente, me comunican varios allegados que se está inaugurando otra exposición de esculturas en la sala, ocupando el hall, sin especificar nada en ningún cartel’, detalla Rosino.

‘Muchas han sido las personas que se han sorprendido, puesto que sabían que mi exposición duraba hasta el 30 de abril. Esta nueva muestra de esculturas dura también hasta el 30 de abril. Nuevamente se vuelven a solapar actividades, pero en este caso, durante varios días. Y nuevamente se hace sin avisar, sin informar, y sin consultar’, añade.

‘Esta dinámica es habitual en la sala y por lo visto, la intención es crear «sinergias» entre diferentes disciplinas artísticas, pero lo que está provocando, en algunos casos, es malestar entre la gente que expone (así me lo han hecho saber varias personas que han expuesto anteriormente y les ha sucedido lo mismo). Y yo me sumo a ese malestar’, agrega Aris Rosino.

‘Creo que con todo el esfuerzo, dedicación y espera que hay detrás de la muestra de un trabajo artístico, lo menos que se puede hacer es respetarlo, y qué menos que informar y consultar a las personas que están exponiendo en la sala. El problema no es compartir el espacio (ya lo hacemos otras veces). El problema es la falta de espacios que origina que en esta sala se amontonen y se solapen eventos, como ha sucedido en este caso, formándose un batiburrillo en la sala, más que una sinergia, y dando sensación de una total desorganización’.

‘Y como muestra de mi malestar y disconformidad, he decidido retirar todas mis obras de la sala, y en su lugar dejo este texto. Donde antes había obras ahora existe un vacío. Me gustaría que se respetasen estas paredes vacías hasta el 30 de abril (fin de mi exposición), y que no se ocupen antes de tiempo. Con esta acción quiero intentar que esto no se vuelva a repetir. Quiero pedir que se respeten los espacios y los turnos. Y que se respete el trabajo que hay detrás de cada obra de arte’.

Además el artista reivindica la necesidad de más espacios culturales. ‘Afortunadamente hay demanda, hay mucha gente con mucho potencial en nuestra ciudad, que quiere mostrar y compartir todo lo que está creando’.

David Laguillo
David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://davidlaguillo.com/biografia/

Comments are closed.