Portada

Bridgestone deberá indemnizar y readmitir por despido nulo a dos trabajadores, a quienes la empresa sustituyó con empleados «obedientes»

El magistrado del Juzgado de lo Social número 3 Pablo Rueda Díaz de Rábago condena a Bridgestone a pagar 20.000 euros a cada trabajador

Los trabajadores fueron despedidos tras reclamar que su puesto de trabajo estaba en «fraude de ley»

El sindicato independiente BUB, minoritario en el Comité de Empresa de Bridgestone Puente San Miguel al tener un representante, ha expresado su satisfacción por esta sentencia por el ‘efecto adicional’ de la ‘conversión en indefinidos de otros 18 trabajadores temporales‘.

Bridgestone Puente San Miguel ha sido condenada a readmitir e indemnizar a dos trabajadores a los que despidió días después de que estos reclamaran ante el ORECLA por contratación en ‘fraude de ley’.

Los empleados habían firmado un contrato temporal por una obra concreta en la que ‘nunca participaron’, siendo empleados en la actividad normal de la factoría, afirma el representante de BUB Raúl Liaño. La empresa, ante esta reclamación, optó por despedir tanto a los reclamantes como a otros tres trabajadores que tenían idéntico contrato en las mismas condiciones.

«La empresa sin disimulo premia a los obedientes (no tanto dóciles, como dice la parte demandante) y castiga a los díscolos (no tanto díscolos, porque se limitaron a ejercitar sus derechos, ejercicio que se antoja razonable y adecuado, según se ha explicado», valora el magistrado.

El Juzgado de lo Social nº 3 en su sentencia aprecia ‘conducta vengativa’ de la empresa hacia los dos trabajadores reclamantes no sólo por la inmediación entre la reclamación y el despido, sino por el dato adicional de que los tres trabajadores no reclamantes fueron recontratados pocos días después de la extinción, mientras que los reclamantes continuaron despedidos al tiempo que la empresa continuaba contratando a más personal con idéntica categoría que la suya y para el mismo departamento.

La sentencia valora las prácticas de la empresa: “no son propias del siglo XXI. La empresa de modo consciente y directo hace saber a sus trabajadores que es mejor no reclamar sus derechos y conviene aquietarse”.

Por ello la condena no sólo a readmitir a los trabajadores con abono de los salarios dejados de percibir; sino también al pago de una indemnización adicional de 20.000 euros a cada uno por el daño psicológico y moral que el despido ilícito les provocó.

Para el sindicato BUB “actuaciones como las denunciadas ponen de manifiesto el abuso de poder de un empleador de gran dimensión, como es Bridgestone, el cual envía el mensaje claro a sus trabajadores de la ausencia de cabida en la empresa de aquellos que decidan defender sus derechos, tratando de imponer la cultura del miedo”.

Destacan que la sentencia es contundente enviando el mensaje contrario: “los trabajadores no deben tener miedo a reclamar sus derechos y no pueden ser despedidos por ello. Esta forma de actuar de la empresa perjudica gravemente las relaciones laborales, alejándose del código ético de la multinacional en el trato a sus trabajadores”, añade Liaño.

Desde el sindicato independiente se muestran ‘satisfechos’ porque ‘se ha hecho justicia’, y además, derivado de esta sentencia, la empresa ‘ha tenido que hacer fijos a otros 18 trabajadores que tenían contratos irregulares, ya que sabían que con la condena judicial tendrían problemas legales y posibles sanciones económicas si no lo hacían’. “Son los primeros compañeros que se convierten en fijos desde el año 2008, pero es lamentable que haya tenido que ser derivado de una sentencia judicial” manifiestan desde BUB.

David Laguillo
David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://davidlaguillo.com/biografia/

Comments are closed.